Cómo decir NO a la barra libre de trabajo

Los valores y misión de una empresa importan tanto como la palabra de quienes la dirigen. Esto
parece una obviedad, y es que soy muy seguidor de Captain Obvious. Pero en este mundillo es
una práctica muy común compartir brand books o valores de los Amazon, IKEA o Tesla de turno.
Y esa cultura y valores quedan muy bien sobre el papel, pero lo que más importa a la hora de la
verdad es que la persona que los ha escrito tenga lo que hay que tener (valor, por supuesto) para
ponerlo en práctica. Para no dejarse llevar por resultados trimestrales, presiones externas, o
comités financieros. Para saber decir que no.

‘No’ es una palabra que tiene algo de tabú. Suena a negativo (Captain Obvious ataca de nuevo), a
ver el vaso medio vacío, a ser más un 0 que un 1. Pero cuando llevas una empresa que tiene unas
expectativas altas y mucha gente depende de ti, ‘no’ también es una palabra que demuestra
decisión. Que tienes las ideas claras, y sabes hasta dónde puedes y no puedes llegar, o hasta
dónde puedes y no quieres presionar a tu equipo. Que hay un plan en lo que estás haciendo, y
que los comentarios externos pueden ayudar a conseguirlo, o ser una distracción a evitar.

Detrás de un ‘no’ pueden surgir unos cuantos síes. Ahí es donde está la clave, en apoyarse en él
para dedicarle tiempo a las cosas que sí importan. En no ser pasivos, y tomar un papel activo en
las cosas que están pasando a tu lado. Esto ha quedado muy de life coach, y en parte uno de los
motivos por los que lo digo así es para motivarme a mí mismo. Porque cuesta decir que no, hay
una parte tuya que quiere satisfacer a quien tiene al lado, que siente que puede herirle con una
negativa.

Tengas el cargo que tengas, asimilar esto lleva su tiempo. Y de hecho sigue siendo una de mis
tareas pendientes de este año. Pero basta con ponerla en práctica un par de veces para
descubrir su potencial. Dedícale algo de tiempo a decir ‘no’, aunque sea frente al espejo. Y poco
a poco irás ganando tiempo para todos esos síes que tienes en la cabeza.

QUIERO APRENDER MÁS
CHATEAR CON AGUS