Lo mejor llega a partir de la temporada 3

Vivimos en una sociedad de consumo que, más allá de generar necesidades (aunque esa es una
visión demasiado simplista, creo yo), lo que genera son novedades. Una nueva serie, un nuevo
famoso, un nuevo fichaje. Y en nuestro mundillo pasa lo mismo. El nuevo unicornio, el nuevo
iPhone, el próximo Zuckerberg. La fiebre por la novedad nos puede llevar a buscar nuevos
estímulos, nuevos planes, y a desechar los que teníamos en marcha. La novedad es como un
chute de azúcar que nos hace sentir eufóricos mientras la disfrutamos, y nos arrastra a buscar
más cuando llega el bajón.

En Wallapop también hemos sido yonkis de las novedades. Cuando estrenábamos nueva
campaña, salíamos en un nuevo mercado, o incorporábamos una nueva funcionalidad. Es algo
adictivo que consume toda tu energía. Pero ahora que ha pasado el tiempo puedo decir que lo
que hemos hecho, y la gente con quien lo he hecho, me permiten disfrutar más. Me aportan
equilibrio, y me hacen menos nuevo-dependiente.

En mi caso, siguiendo con la analogía seriéfila, la mejor parte me ha llegado a partir de la
temporada 3. Con una base de usuarios saludable, buena financiación, y un gran equipo. Cuando
puedo confiar ciegamente en la gente que tengo al lado para llegar a donde quiero llegar. Eso no
quiere decir que se me caiga el boli o que sea el jefe fantasma que nunca está en la oficina.
Quiere decir que el reto por seguir creciendo lo que tenemos entre manos es algo que me llama
más la atención que cualquier nuevo reto que pueda surgir.

Si ahora mismo estás buscando motivación para el trabajo que tienes por delante, tal vez te
ayude lo que te estoy contando. Para ser paciente y dedicarle algo más de tiempo antes de saltar
a por otra novedad. O para intentar reclutar al equipo que tengo a mi lado (buena suerte, porque
tienen cláusula de rescisión anti-jeques).

QUIERO APRENDER MÁS
CHATEAR CON AGUS